Hace poco leí que el día del funeral de Steve Jobs, se le entrego a todos los asistentes una caja color café con un regalo: una copia del libro de Paramahansa Yogananda, “La Autobiografía de un yogui”. Confieso que aunque no me lo he leído, ese libro ha estado rondándome desde hace dos años y por razones de la vida no he podido tenerlo en mis manos para devorármelo. Escrito en 1946, el libro expone la historia de vida de uno de los yoguis más influyentes del siglo pasado, su autobiografía narra sus experiencias en torno a la iluminación.

Siempre he considerado al f11215163_793940257370950_5170175495256412577_nundador de Apple una persona compleja pues era un genio para crear, inspirar y superar sus propios límites pero al mismo tiempo era grosero con sus empleados parecía no tener consideración de los sentimientos ajenos, sobre todo con las mujeres, en especial una a la que dejó embarazada y abandonó y sólo después de 7 años reconoció su paternidad después de pasar por demandas y tribunales. Claro, todo esto fue con el Jobs universitario, antes de conocer a su esposa con la que tuvo tres hijos.

Por eso me resultó paradójico que alguien como él, no sólo le haya regalado a los asistentes a su funeral este libro, sino que llevaba leyéndolo desde los 17 años. Siempre he sabido que él pasó la mayor parte de su vida en una incansable búsqueda por la espiritualidad y la transformación interior, lo que lo llevo a pasar un tiempo en la India buscando algún tipo de iluminación pues tenía la percepción de que su intuición había sido su mayor don, y necesitaba descubrirla, cultivarla e inspirarse. Necesitaba empezar a mirar el mundo de adentro hacia fuera, transformar su realidad exterior según su realidad interior.

Pero más alla de hablar de Steve Jobs y su camino espiritual, loque quiero compartir con ustedes, es ese mensaje de seguir tu intuición que no es otra cosa que tener el coraje de seguir a tu corazón, el tiempo es limitado así que no lo gastes viviendo la vida de otros, no dejes que el ruido de las opiniones de los demás ahogue la voz interior propia, todo lo demás es secundario.

Vive cada instante de tu vida, con intensidad, con amor, sin razón ni medida, solamente vive a plenitud cada momento que la vida te ofrece, trata de ver el potencial de cada situación, buena o mala pues la vida siempre te pone retos y maestros.

Da todo cuanto puedas sin esperar nada a cambio, que todo salga de tu corazón, del amor, nada impuesto es bueno, fluye!

Abre tu corazón al amor y al perdón, todo el poder y la fuerza están dentro de ti, se tu propia luz y conviértete en la arquitecta de tu propio paraíso, la posibilidad de elegir, el aquí y el ahora está en cada una de nosotras. Aprende a trabajar la mente, pues no hay mejor instrumento para la felicidad y para decretar nuevas realidades, cuando nos permitimos quitar toda etiqueta de “bueno” o “malo” sobre nuestras vivencias, personas, relaciones, emociones y sentimientos, soltamos la mente inferior para abrirnos y conectarnos con esa mente superior y universal. Una vez se hace esto, el universo, Dios, Buda, Mahoma, Shiva…o el maestro en el que crean, conspira y los milagros comienzan a hacer su trabajo en nuestra vida!

Feliz y bendecido día!!

Comentarios

comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com