mujer-feliz

Enamorarse de uno mismo es un término que todo el mundo usa, y a mi, particularmente me sonaba a ficción.

Desde niña he tenido un gusto particular por la espiritualidad, he leído muchos libros de autoayuda y de pensamiento positivo, he pasado por varias religiones (actualmente soy budista), he realizado talleres de todo tipo de cosas (sobre el acercamiento a nuestro propio  ser), varios retiros  budistas y de aikido. De hecho,  llevo muchos años en la “búsqueda”, he meditado, bailado y  actuado, pero nada me ayudaba, me sentía fea, que no servía para nada, con mucho orgullo, con  un exceso de control exagerado, totalmente dependiente y apegada a mis parejas, sintiéndome victima todos los días, con un temperamento terrible, una depresión silenciosa, ataques de histeria y finalmente descubrí que  todo esto me pasaba porque me sentía muy poca cosa.

Lo más frustrante de todo era que ninguna de las cosas que había practicado y vivido me servían, como por ejemplo en las enseñanzas budistas, en las que  escuchaba mil veces las mismas cosas y finalmente  no les encontraba ningún sentido, o en todos los libros en los que siempre leía la misma frase “enamórate de ti mismo” y yo simplemente me preguntaba – “¿pero cómo?”, ya que es mas fácil decirlo que hacerlo.

Un día un gran amigo y maestro me dijo -“organiza la casa primero”- y me señaló justamente la cabeza, pero yo por mi parte, no entendí absolutamente nada de  lo que me quería decir.

Pero un día, casi por arte de magia, pasó. Después de toda una vida de fracasos sentimentales (especialmente los dos últimos), un pensamiento se apodero de mi, *No voy  enamorarme de nadie más por ahora* y finalmente me di cuenta, como si la respuesta hubiera estado allí todo el tiempo esperando ser encontrada, *Primero voy a  enamorarme de mi misma* y esa fue mi decisión.

Lo que empezó a pasar en mi vida fue claramente increíble, ya que comprobé que cuando uno cambia por dentro, la realidad exterior también lo hace y así, empezaron a llegar a mi “maestros de vida”, que con sus sabias palabras y acciones me ayudaron a entender y a transmitir sus enseñanzas a los demás .

De hecho, todas las personas que he conocido recientemente son personas enamoras de si mismas, que trabajan un su propio proceso, reconociendo ese lado difícil e inquietante de sus vidas, y al mismo tiempo aceptando y amando sus propias virtudes.

Hoy en día, cada vez que me miro al espejo, siento un profundo amor hacia mí. Cuando doy una de mis clases de meditación o de biodanza, me siento enamorada de todos y así mismo de  mi misma, cada cosa que puedo darle a alguien más me llena profundamente de alegría, ahora por las mañanas me levanto todos los días  agradecida por todo lo que tengo, si voy manejando, de repente siento un ataque de amor y me cojo a besos (no miento), el drama en mi vida disminuyó notablemente, así como la ira, sentirme la víctima y el rencor.

Sigo en un proceso constante con todas las cosas que tengo que superar, como  aprender a hacerme amiga de mi lado “difícil”  y al mismo tiempo respetarlo. Vivo el presente y  mi día a día  reconociendo mis emociones y aceptándolas, porque no se trata de negarlas, es más, si siento rabia, ya no exploto como una loca iracunda, pero sí la reconozco y si siento tristeza igualmente la acepto, no peleo con ella, dejo que me acompañe y de esta manera se va muy rápido. Ahora, en  cuanto a los demás, ten por seguro que  siempre va a ser mas fácil juzgar que juzgarte, por eso el primer paso hacia el amor propio, es reconocer tus virtudes y tu lado “difícil”.

A continuación, te voy a dar una lista de cosas que me han ayudado.

mujer-tomando-agua-copia-1024x683

  • Primero, al levantarte da las gracias por 10 cosas que tengas en tu vida. Al acostarte recuerda algo del día, porque agradecer esto es fundamental. Lo aprendí de un libro y de verdad me cambio la vida.
  • Toma un espejo y mirándote a los ojos, repite con mucha intención:*Me amo, me acepto y me apruebo tal y como soy*.Esto mínimo debes repetirlo 50 veces al día.
  • Lleva en una agenda por días y anota tus pensamientos, detecta los negativos, y después cuando vuelvan a ti, solo detenlos.
  • Medita todos los días 15 minutos, trata de realizar meditaciones analíticas, no solo de calma mental, para que así realmente haya un cambio en tu forma de actuar.
  • Baila sola cada vez que puedas y repítete mensajes que te empoderen, *Soy hermosa, valiosa, valiente ,exitosa, etc*.
  • Al bañarte hazte un masaje todos los días con la mismas frases de empoderamiento.
  • Toma mucha agua durante el día, si puedes ponla en una  jarra con cristales y mensajes positivos.
  • Cómprate una copa menstrual, recoge tu sangre para poder sembrarla y ofrendarla a la tierra, y saca de ti cada mes lo que quieras dejar atrás, esto es un proceso de sanación muy poderoso.

 

Estas son unas de las cosas que me ayudaron a mí, pero en realidad es una decisión, así que si algo de esto resuena contigo, vívelo, verifícalo y enamórate de  ti.

con amor Paty.

Comentarios

comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com