El color violeta es la conexcion maravillosa hacia el mundo espiritual, la transformación al más alto nivel, sus muy altas vibraciones activan y estimulan toda nuestra sabiduría. Este color se obtiene de la mezcla del rojo y el azul (femenino y masculino) y esta dualidad no se encuentra en ningún otro color.  Representa el fuego interno y es simbolo  de poder usado por muchas religiones desde muy atrás en nuestra historia trayendo el mensaje que “Dios está en todas partes” En el color violeta se unen todos los opuestos, la espiritualidad y la sensualidad, la transformación de las almas y ampliación de la conciencia con el entendimiento desde lo más primitivo y cerebral. Disuelve, consume y es en sí energía creadora, si se quieren canalizar energías sanadoras este es el color escogido por muchos terapeutas ya que se usa para tratar cualquier enfermedad en el plano físico, mental y por supuesto es de gran ayuda en el plano energético cuando se trata de eliminar obstrucciones de tipo emocional, une el mundo espiritual con el material es idóneo para manifestar, gran inspiración en caso de querer crear (artes).

 

Aplicaciones prácticas dirigidas a curar:

Durante el amanecer y atardecer mirando al sol y con piernas abiertas y brazos extendidos respirar lento y profundo por unos minutos para después comenzar a repetir la palabra sagrada OM, cuando se esté listo invocar la sabiduría de la energía sanadora color violeta y llenarse de ella tanto en las inhalaciones como en las exhalaciones, esta práctica renovará su espíritu y su confianza como terapeuta, repítase cuantas veces crea necesarias, también puede invocarse esta energía dirigiéndola a sus pacientes.

 

Aplicaciones prácticas dirigidas a manifestar: amor, abundancia etc…

Encuentre un lugar silencioso y calmado y visualice un rayo violeta inundando la situación que desea manifestar, a través de cada inhalación avive el color y con el la imagen hasta que logre captarla de manera clara en su mente, lleve esta imagen presente y declare “gracias, así es y será”

 

Aplicaciones prácticas dirigidas a terminar con viejos acuerdos:

Imaginar una llama violeta que envuelve el cuerpo mientras se pide perdón a aquellos seres a los que se les ha hecho daño o nos lo han hecho de manera consiente o inconsciente a través de los años y múltiples vidas, perdonarse a sí mismos y visualizar la finalización de contratos, juramentos y ataduras. Visualice el corte de ese cordón umbilical que lo ataba a determinada situación o persona, hágalo con plena conciencia de su divinidad y finalice disfrutando de su libertad.

Este articulo esta dedicado a mi gran Maestro y compañero de ruta Saint Germain.

Sandra Maure.

escríbenos, e inscribete para futuras meditaciones y ejercicios.

 

Comentarios

comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com