Sobre el perdón

El perdón… Toma la decisión de vivir en paz a partir de hoy

Cuando miramos hacia atrás, vemos un pasado que no podemos cambiar. En ocasiones quisiéramos borrar el recuerdo de algo que nos causó dolor, o que un día nos hizo felices y hoy ya no está, porque así lo decidimos o porque la vida lo quiso así. Pero aún con el corazón arrugado la vida sigue y es allí cuando nos llenamos de fuerza interior y luchamos por encontrar nuevos motivos para ser felices en la vida. Es hora de levantarnos y continuar…

El perdón y la aceptación son las herramientas que tenemos para transformar esta sensación de dolor y recuperar nuestra paz interior.

No hay transformación sin perdón, cualquier situación difícil o dolorosa, que hayamos vivido, forma parte de nuestro aprendizaje, de quienes somos o estamos destinados a ser.

Si sentimos dolor o resentimiento con los demás, con nosotros mismos o incluso con dios, tenemos dos opciones, vivir sintiéndonos infelices o decidir perdonar y soltar para lograr vivir en aceptación y gratitud.

lo primero que debe pasar para perdonar es aceptar que no tenemos control de las cosas, personas o situaciones externas, no tenemos el control de la vida de los demás, ni de su comportamiento, tampoco somos responsables de la felicidad de los demás.

Hay tres formas de perdón, la primera de ellas, que reconocemos de manera consciente y es como un bálsamo para alma, es el acto de perdonar a quienes de alguna manera nos han dañado, este perdón es la manera en que dejamos de catalogarnos como víctimas y asumimos nuestro compromiso de ser felices, rompemos las cadenas que nos atan a otros o al pasado y ponemos termino a procesos abiertos que nos conectan con el dolor y el rencor, al perdonar nos hacemos cargo de nosotros mismos. El segundo tipo de perdón, aparece cuando con nuestro lenguaje o nuestras acciones, con intención o sin ella, causamos daño a los demás, en esta situación es necesario asumir la responsabilidad y además de las acciones que podamos hacer para resarcir éste daño, es preciso decir Perdón, en este sentido es importante entender que independiente de la capacidad del otro para perdonar, lo importante es que con amor decidimos soltar aquello que ya no podemos cambiar, es entonces cuando aparece el aspecto más poderoso del perdón, que nos permite liberarnos de la culpa, es el perdonarnos a nosotros mismos, esta es quizá la mayor manifestación de amor propios ir podamos tener, a partir de allí es posible recuperar nuestra capacidad de vivir aquí y ahora, de disfrutar nuevamente lo sencillo de la vida conectándonos con la paz y la luz de nuestro ser interior. Aceptando que todo tal cual es ahora es perfecto y es la única manera en que pudo haber sucedido. De otro modo no es una posibilidad!

Con un alma mas limpia y fuerte, después de hacer esta reflexión, te invitamos a tomar la lista de las cosas que escribiste que querías cambiar que dependían de los demás. Escribe en una hoja punto por punto, lo que te hace sentir esa situación o persona y luego simplemente perdona! A la persona y a la situación que no puedes cambiar, que no puedes controlar, y entonces aceptas sin juicios, lo que paso o pasa, si sientes rabia o tristeza escríbelo, y perdona con amor, acepta que esa persona o situación no son los responsables de tu felicidad, que toda situación es un regalo de la divinidad, que todo dolor es ocasión para sanar, y aprender, para evolucionar y eso es un regalo de Dios, del universo. El perdón te libera de la culpa y te permite viajar más liviano por la vida! Perdona porque te lo mereces!

quema la carta y libérate.

Búscanos mañana para continuar este proceso de transformación juntos!

Con amor, S-mile
Inscribete para recibir meditaciones y ejercicios gratuitos.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com